6 mayo, 2021
Marketing sustentable: alternativas ecológicas a las bolsas de plástico

Marketing sustentable: alternativas ecológicas a las bolsas de plástico

El plástico está literalmente invadiendo nuestra tierra, y hay rastro de ello en todas partes. Desde animales muertos encontrados con los estómagos llenos de basura, hasta islas de basura en el océano Pacífico. Todo gracias a los muchos empaques y productos de plástico, que luego de ser usados una sola vez, desechamos sin más en nuestros espacios naturales.

Uno de los usos más comunes del plástico son los empaques no biodegradables ni reutilizables, que podemos ver envolviendo variedad de alimentos en el supermercado o en nuestros productos de belleza favoritos; los cuales si no se desechan correctamente, terminarán convirtiéndose en un contaminante más en nuestro entorno natural.

Así que, en vista de como el plástico está causando tantos estragos en nuestro medio ambiente, tanto consumidores como empresas se están avocando cada vez más a encontrar alternativas más amables con la  naturaleza para el empaquetado de sus productos.

De hecho, se ha vuelto una tendencia de lo más poderosa en todos los mercados que los consumidores, ahora más conscientes, busquen envases fabricados con materiales sostenibles, reciclables y cuya huella en el ambiente sea mínima. Y así, del mismo modo que el cliente muestra una mayor preocupación por el proceso realizado sobre los alimentos que consume, también los productores de alimentos se han visto obligados a hacerlo con los envases y el ciclo de vida de los mismos.

De esta forma, hoy en día ya es costumbre ver en los supermercados envases hechos con materiales reciclables o biodegradables. Al mismo tiempo, las marcas se están apegando cada vez más a los certificados ecológicos y, el público, conocedor de ello, los busca. De hecho, las cifras recolectadas por la Encuesta Global de Innova Market Insights en 2019 arrojan lo siguiente:

  • Las bebidas calientes siguen siendo la categoría clave para el bio packaging: el 44% de todos los lanzamientos con envases de base biológica corresponden a esta categoría.
  • Las comidas preparadas y los acompañamientos en un empaque biodegradable muestran el crecimiento más rápido durante dicho año.
  • El 46% de los nuevos lanzamientos con envases de base biológica son productos orgánicos.
  • El 63% de los nuevos productos con envases de base biológica son de Europa Occidental.
  • Bimbo muestra la mayor actividad de lanzamiento con envases de base biológica, con 4.8% de productos lanzados, seguido por Clipper Teas (3.5%), Teapigs (2.1%), Numi (2.1%), Bigelow Tea (1,5%) y Luigi Lavazza (1,4%).

 

Alternativas a los empaques de plástico

Aquí te damos a conocer algunas de las alternativas que se están aplicando en el mercado para reducir el uso de plástico no biodegradable de la mano de nuestros amigos de Zoloplast, distribuidores especialistas de productos biodegradables:

Plástico de caña de azúcar

Pensando en los empaques de productos tan populares en el mercado como los fideos instantáneos, los cuales brindan a los comensales una manera sencilla de satisfacer los antojos repentinos con sus sopas deliciosas y fáciles de preparar, pero que desafortunadamente no son tan buenas para el medio ambiente, se han diseñado empaques más amigables para estos casos.

Sucede en este ejemplo que los fideos vienen en un vaso de plástico, las salsas están dentro de otros paquetes de plástico más y, además, todo esto viene envuelto en otra capa de envoltura plástica. La mayoría de ello completamente innecesario.

Por esto, algunas compañías japonesa productoras de estos populares productos han comenzado la producción de un plástico hecho a partir de plantas. Esto con el fin de reducir a la mitad el contenido petroquímico (actualmente sus contenedores están hechos 70% de papel, y 30% de un material petroquímico no biodegradable) y reemplazarlo con una biomasa de resina de polietileno derivada de la caña de azúcar.

Embalaje hecho de hongos para los hongos

Puede parecer un poco extremo, pero se está probando envolver hongos con hongos. Aunque ya se había experimentado con esto anteriormente, fue hasta ahora que una productora familiar de hongos en Christchurch, Nueva Zelanda, comenzó a probar nuevos empaques hechos a partir de hongos para sus hongos.

El material que se está probando es transpirable, lo que mantiene a los hongos frescos por más tiempo. Además, aprovecha la capacidad de los hongos para absorber la humedad, lo que protege al producto en el interior. De esta forma, si colocas una caja de estas en un ambiente húmedo como un refrigerador, el empaque se hinchará al absorber las partículas de agua, pero no perderá su fuerza ni su forma.

Lo mejor es que este tipo de empaque también se puede usar para otros productos, por lo que es posible que también lo veamos envolviendo vegetales y productos en general.

Espuma de micelio

Hay empresas que están trabajando arduamente en conseguir una alternativa que pueda reemplazar la espuma de poliestireno en el futuro mediante la fabricación de envases que se producen a partir de desechos biológicos como el cáñamo o lino.

Por su parte, el micelio se ha ido desempeñando muy bien en las pruebas de caída y compresión, lo que lo convierte en una buena opción para envasar bienes de consumo frágiles y de alta gama, además que ya ha demostrado ser comercialmente viable.

Hojas de plátano en los supermercados

El sudeste asiático hizo historia al idear una solución creativa, natural y rentable para la contaminación plástica cuando los supermercados en Bali, Filipinas, Tailandia y Vietnam comenzaron a utilizar hojas de plátano para envolver los productos frescos.

Las hojas de plátano son nativas de toda esa región, por lo cual están creando empaques ecológicos a partir de un recurso que ya es abundante a nivel local, por lo cual, no hay necesidad de establecer nuevos procesos de fabricación para crear el producto.

Tubos reciclables de pasta dental

Estrujar un tubo para extraer pasta de dientes es un acto que la mayoría de nosotros damos por sentado como una medida de sacar el máximo provecho de los productos; sin embargo, sucede que para lograr la textura y densidad óptimas características de nuestra pasta de dientes, los científicos tuvieron que desarrollar una mezcla de plástico laminado y aluminio, lo que vuelve a los tubos de pasta dental imposibles de reciclar.

Así que pensando en el impacto negativo de los miles de tubos de pasta dental que son desechados a diario, se está desarrollando un empaque con polietileno de alta densidad (HDPE, por sus siglas en inglés), un plástico ya reciclado de uso común en botellas.

El primer obstáculo fue que este  era demasiado rígido para hacer un tubo que fuera suave y estrujable. Por lo que luego se probó con otras combinaciones de capas de HDPE, hasta que se encontró una solución que espera revolucione el mundo del embalaje.

Envases comestibles compostables

Este tipo de envase ha existido desde hace bastante tiempo, pero por un tema de costos y poca disponibilidad se dejó de lado en la industria alimentaria. Esto hasta ahora, que gracias a la preocupación por la gran cantidad de desechos plásticos que generamos, se ha vuelto a poner esta idea en el tapete como una posible solución.

Tanto así, que según Transparency Market Research, la demanda de envases comestibles podría aumentar en promedio un 6,9% anual hasta 2024, y podría convertirse en un mercado valorado en casi $ 2 mil millones en todo el mundo.

Así. Muchas compañías se han unido a la tendencia de fabricar envases y vajillas comestibles, elaboradas a partir de proteínas, almidones o algas. Por ejemplo, en la Maratón de Londres de 2019 se entregaron a los corredores unas cápsulas de bebidas isotónicas hechas a base de algas marinas, llamadas Ooho.

Las características de los empaques compostables son:

  • Son biodegradables en al menos en un 90%, en un máximo de seis meses.
  • Se desintegran en fragmentos de tamaño menores de 2 mm.
  • La calidad química de la composta, por exigencia, cumple con unos parámetros establecidos en cuanto a su contenido de metales, calcio, fósforo y potasio.
  • En la mayoría de los mercados deben cumplir con los estándares y certificaciones relevantes para la compostabilidad. De forma que antes de buscar el diseño y la certificación de compostaje, se debe comprobar que es el adecuado para el producto.
  • Cuentan con las etiquetas How2Recycle y How2Compost, las cuales ayudan a educar a los consumidores a reciclar el artículo si está limpio y seco, o convertirlo en abono si está mojado o sucio por alimentos.

 

Así, a medida que estas opciones llegan a los anaqueles de los supermercados, nos van concientizando sobre el hecho de que existen muchas alternativas al plástico por las cuales podríamos optar.

Sin embargo, no podemos conformarnos con depender solo de las soluciones que las corporaciones presenten. Ya que, si es verdad que cuantas más alternativas se produzcan, mejor, también hay muchas cosas que podemos hacer como individuos. Por ejemplo, podemos rechazar los artículos empaquetados y optar por alternativas sustentables., intentar  vivir una vida sin desperdicios, y hacer en casa muchos de los productos que utilizamos, o practicar y predicar las bondades del reciclaje.

No podemos olvidar que lo que hacemos como individuos es determinante para enviar a las empresas el mensaje correcto de que la sustentabilidad no es solo una tendencia ni una elección, sino una forma de vida que debe ser la norma.