18 febrero, 2021
Los servicios de los procuradores frente a un proceso judicial

Los servicios de los procuradores frente a un proceso judicial

A nadie le suele agradar tener algún juicio o vista pendiente. De un lado, se entenderá como una amenaza ya que puede existir un riesgo de sanción, ya sea económica, civil o penal. De otro lado, hay alguien (una persona que puede ser física o jurídica) que entiende que otra persona se ha excedido con ella y busca una recompensación aunque el daño causado ya ha sido sufrido. Lo que está claro es que en este tipo de litigios hay un cierto recelo e incluso miedo que es necesario revertir de alguna manera.

Aunque tengamos toda la razón del mundo a la hora de reclamar cualquier cosa o de negar los hechos de los que se nos acusa, es evidente que, en un juicio, no podemos actuar con reservas. Los profesionales que nos defiendan tienen que ser los mejores y está claro que, con ellos, las posibilidades de ganar suben de una manera exponencial. Así que, si queréis un consejo, lo mejor es no escatimar en lo que a la contratación de un experto o experta en estas lides. Puede ser la diferencia entre ganar y perder. Entre pagar o sufrir una sanción o que nos la reparen.

En este tipo de entornos, hay que dejar bien claro que no solo necesitamos a un abogado… sino que se pueden producir situaciones en las que sea necesario contar, además, con un procurador. Hemos querido saber cuándo es obligatorio un procurador y ese ha sido el motivo por el cual hemos entrado en el portal web Diario Jurídico en busca de noticias. Lo que hemos extraído de ellas es que, cuando hay una denuncia, una querella o una demanda, es importante que exista un procurador para cumplimentar todos los trámites. Si lo que queremos es asesoramiento jurídico profesional, la figura del procurador no es obligatoria, pero sí muy recomendable.

Hemos seguido indagando y, en la página web Confilegal, dan un total de diez razones por las cuales es necesario contar con un procurador en cualquier tipo de litigio:

  • Los juicios hay que ganarlos por el fondo y no perderlos por la forma. A eso nos ayudará un procurador.
  • Los procuradores tienen todos los medios informáticos para presentar trámites de forma telemática si es posible.
  • La defensa requiere de tiempo y preparación, una atención estrecha con el cliente.
  • El procurador dinamiza el proceso, algo muy importante y necesario y más si nos encontramos en España.
  • Cuando, en un caso, no haya unificación de criterios, el profesional ha de conocer la doctrina menor… y eso también es cosa del procurador.
  • Los costes del proceso serán algo mucho más transparente para el cliente.
  • El procurador garantiza seguridad en lo que a la comunicación se refiere.
  • Este profesional convierte todos nuestros datos en algo confidencial, algo que es clave y más en los tiempos que corren.
  • Se produce una revisión procesal por un especialista, algo fundamental para garantizar que se nada falle y que un mínimo error nos haga perder opciones de ganar el juicio.
  • Finalmente, y en relación a una de las cuestiones que comentábamos antes, la transparencia es la base de cualquier procurador.

Cada vez más gente se da cuenta de la importancia que tiene una figura como la del procurador en un proceso judicial y es por eso por lo que este tipo de profesionales han empezado a ver repletas de trabajo sus agendas. Lo que está claro es que este profesional ayuda a reforzar las posibilidades que tenemos de tener éxito en nuestros procesos judiciales sin que eso implique una cantidad mayor de molestias a quienes les contratan. Desde Sevilla Flores nos indican que, en efecto, ha aumentado mucho la confianza de la gente en los procuradores y que eso ha hecho que la sociedad, en general, les conciba como profesionales mucho más eficaces y eficientes.

Una manera de reducir nuestros dolores de cabeza

Teniendo en cuenta la cantidad de trámites que son necesarios para hacer frente a un juicio, los papeles que hay que mover y los plazos que hay que cumplir, parece lógico pensar que es más que interesante tener a mano los servicios de un procurador para evitar que nada se nos escape y que, a su vez, el proceso no sea una verdadera losa para nosotros.

Son muchas las personas que se benefician de estos servicios y la verdad es que el boca a boca está sirviendo para que se ponga de manifiesto la importancia que tiene una figura como de la que venimos hablando, una importancia que es grande y que, desde luego, hace más fácil la vida de todos aquellos que confían en ella. Por todo eso, estamos convencidos de que va a seguir creciendo el trabajo de los procuradores en un país como el nuestro.