12 diciembre, 2019
Los expertos en educación apuestan por los profes uniformados

Los expertos en educación apuestan por los profes uniformados

Son muchos los profes que se quejan de que, en los últimos tiempos, la docencia, ha perdido autoridad y algunos incluso sufren el acoso de padres/madres y alumnado. La sociedad ya no respeta al profesorado. La crisis de la autoridad del profesor es uno de los problemas más preocupantes y el mayor desafío para los docentes es en la sociedad actual. Más de la mitad de los profes creen que lo normal entre los alumnos es faltarles al respeto, aunque este hecho solo es admitido por el 25% de los estudiantes. Algunos opinan que el problema es que, a día de hoy, han desaparecido las barreras entre profesor y alumno, se tratan como iguales y esto, a veces, puede llevar al estudiante a confusión y tomar más confianzas de las que debería. Como consecuencia, se produce una irremediable falta de respeto del alumno hacia el profesor.

La falta de autoridad del profesorado

El profesorado coincide en la necesidad de recuperar los signos de autoridad, por el bien de alumnos y docentes, ya que, muchas veces, las continuadas faltas de respeto en el aula, impiden dar la clase con normalidad. Y en eso pierden todos.

Lo mismo ocurre en sus casas. Los padres y madres, son iguales a sus hij@s, que en ocasiones mandan. Ver al otro como un igual se ha convertido en el lema de una sociedad que tiende a democratizarlo todo, y que considera inaceptable no tratar al otro como un igual.

Lo más preocupante, dicen la mayor parte de los docentes, es la falta de disciplina y la desmotivación de los estudiantes

Uniformes para recuperar la autoridad

Ante este panorama, algunos expertos opinan que si los maestros y profesores llevaran uniforme, se les trataría con más respeto, al ser un signo de distinción entre ell@s y el alumnado. De esta forma, el profesor, sería como el líder al que todos siguen e imitan. Porque los jóvenes, no solo siguen la líder, sino que imitan su comportamientos y hasta su forma de vestir.

El sociólogo Stanley Milgram demostró mediante un famoso experimento que el uniforme inspira autoridad, y además, que el ser humano tienda a obedecer a la autoridad aún en contra de sus principios. Pero cuando esta autoridad lleva uniforme, su poder sobre la voluntad del ciudadano es todavía mayor.

Los uniformes sirven para dar una forma común a la diversidad, pero también para establecer jerarquías y subgrupos dentro de un grupo homogéneo. Sirven para “uniformizar”, y al mismo tiempo que unifica, que hace que todas parezcan iguales a través de una apariencia común, es un elemento diferenciador.

Los uniformes y prendas personalizadas de trabajo se venden hoy más que nunca, aseguran en Bordamar, una empresa especializada en ropa de trabajo y personalización de prendas que cuenta con una amplia selección de ropa de trabajo con diseño, de la máxima calidad y muy cómoda. Tienen uniformes y prendas personalizadas para el sector industrial, estética, sanidad y

limpieza, educación… así como calzado laboral. Su colección de ropa mara educadores ofrece los diseños más originales y creativos, con una calidad del tejido única y diseños originales y divertidos con motivos estampados y coloridos. Además, cuentan con una enorme variedad de artículos especialmente diseñados para transmitir inspiración y motivación. Todos sus artículos son personalizables. El cliente podrá elegir los logos/imágenes que desee.

El uniforme, antiguamente, temía un uso militar y servía, tanto para diferenciar a los ejércitos, como para establecer jerarquías. De esta forma los soldados sabían a quién tenían que defender o matar, y a quién debían obedecer.

Y lo mismo ocurre en los equipos deportivos. El uniforma ayuda a distinguir entre el equipo propio y el rival, a deportistas y espectadores que lo ven desde lejos en el estadio o por la tele.

Todos los cuerpos de seguridad, todo tipo de policías y organizaciones jerárquicas llevan uniforme, que ofrece una información muy útil, tanto para los propios policías, como para las personas ajenas al cuerpo. De esta forma pueden saber la categoría de la persona que a la que se dirigen.

Los uniformes escolares, en cambio, tiende a evitar diferencias entre los niños y niñas, y por eso, en algunos países es obligatorio, y hasta es el mismo en todas las escuelas del país. De este modo se intentan reducir las diferencias sociales, que pueden ser demasiado evidentes a través de la ropa. En el caso de los profesores, transmiten profesionalidad.

Y tú, ¿crees que l@s profes deberían llevar uniforme?