8 noviembre, 2019
La logística y su maquinaria es la llave para garantizar la calidad de nuestros productos

La logística y su maquinaria es la llave para garantizar la calidad de nuestros productos

Hablar de calidad es hacerlo de una nómina tremenda de cuestiones. Por regla general, siempre solemos atribuir este asunto al producto en sí, a su sabor si es un alimento, a su composición, a las materias primas con las que ha sido compuesto, etcétera. Pero lo cierto es que la calidad de un producto depende de muchas cosas más. Por ejemplo, solemos olvidarnos de todas las cuestiones que tienen que ver con su logística. ¿Cuánto tiempo tarda la empresa en servirlo en un punto de venta, por ejemplo? Este tema es interesante sobre todo desde la óptica de los productos perecederos.

La verdad es que hay que tener clara la importancia que tiene la logística en diferentes aspectos de nuestra economía. A día de hoy, se trata del factor diferencial en casi todos los ámbitos de actuación de las empresas. Y es que, en un momento como en el que estamos, la clientela suele valorar de un modo extraordinario la rapidez, incluso con una potencia más grande que el precio. Y es que le damos una importancia más grande a que el producto llegue antes a que lo consigamos más barato. Seguro que muchos y muchas pensáis este asunto.

En este sentido, hemos tenido acceso a una lista de los 10 países que disponen de una mejor logística, que ha sido publicada por la Revista Logística con datos que datan del año 2014. A continuación, os ofrecemos los detalles:

  • Alemania. Dispone de un rendimiento prácticamente perfecto, con una puntuación de 4,12 puntos sobre 5.
  • Holanda y Bélgica copan la segunda y la tercera posición. Su condición de países de reducido tamaño y en el que las grandes ciudades están cerca unas de otras le confiere una potencia tremenda en este sentido.
  • Reino Unido es el cuarto.
  • Singapur es la referencia a nivel asiático.
  • Varios países escandinavos como Noruega y Suecia se encuentran en la sexta y séptima plaza, respectivamente. Aunque son países más grandes que Holanda y Bélgica, lo cierto es que son naciones en las que la mayoría de población reside en el sur.
  • Luxemburgo, en la octava posición, completa el pleno del Benelux.
  • Estados Unidos y Japón cierran el ‘top ten’.

Y es que la logística es uno de los aspectos que son clave para el desarrollo económico y, por ende, social, de un país. Es algo que indica un portal web mexicano que se llama T21, el cual define a la logística como la columna vertebral de un país. Desde luego, la comparación está más que justificada. Y es que, sin este aspecto, perdemos mucho. Demasiado. Por eso hay que hacer de la logística un valor que ofrezca unos resultados positivos, eficaces y eficientes para nuestros intereses. Si lo conseguimos, el desarrollo económico será mucho más sencillo.

La logística es ese elemento que permite articular la actividad de las diferentes empresas de un país. Pero también es el elemento que, de alguna manera, permite garantizar la calidad de los productos. Apostar por una buena logística es hacerlo por la calidad del producto porque, si almacenamos correctamente dicho producto y lo transportamos de una manera segura, nos aseguraremos de que llegue en perfectas condiciones hasta el consumidor. El material y la maquinaria que tiene que ver con este asunto tiene una importancia realmente grande y eso es algo de lo que, según los profesionales de Tomi Maquinaria, una entidad dedicada a la venta de carretillas elevadoras, cada vez más personas y empresas se vienen dando cuenta en los últimos años.

La maquinaria, clave para garantizar la eficiencia

Hay una cosa que es evidente. De la eficacia de la maquinaria que usamos para realizar labores logísticas depende, en buena medida, la calidad con la que nos llega el producto. Desde luego, no cabe la menor duda de que un producto que llegue sin ningún tipo de problemas dispondrá de mucha más calidad que si existe cualquier tipo de problemas. Y es que la maquinaria es realmente un elemento de suma importancia para que cumplamos ese objetivo relativo a la eficacia de un trabajo como el que se realiza en un centro como lo es un almacén.

Está claro que, en un mundo que está gobernado por las nuevas tecnologías, disponer de la mejor tecnología es clave para tratar de que las actividades propias de un almacén permitan que la calidad de los productos no se deteriore ni un ápice. La verdad es que es evidente que, de no disponer de estos elementos, contamos con una desventaja que es realmente sustancial y que nos impide competir de tú a tú con las empresas que se encuentran en el mismo sector que nosotros y que pueden hacer que nuestras ventas se vean deterioradas de una manera importante.