19 julio, 2021
La accesibilidad es sinónimo de calidad en el servicio bucodental

La accesibilidad es sinónimo de calidad en el servicio bucodental

Cuando hablamos de problemas de salud, son muchas las cosas a las que nos podemos referir. Normalmente, siempre hablamos de eso problemas cuando hacemos referencia a cuestiones ligadas a asuntos muy graves, como problemas de respiración, de corazón, a enfermedades raras… pero nunca tenemos en cuenta uno de los problemas que son más comunes a día de hoy entre todo tipo de personas y países: los problemas de índole bucodental. Son más comunes que nunca y no cabe la menor duda de que generan una serie de inconvenientes que es mejor que siempre tengamos en cuenta.

España viene viviendo bastantes problemas en lo que se refiere a esto en los últimos años. Las razones son bastante evidentes: nos hemos olvidado por completo de la salud dental propia. De hecho, solo nos acordamos de ella cuando empezamos a sentir dolores en nuestra boca o cuando, al mirarnos en el espejo, vemos que hay algo que no está como debería. Esto no debería ser así, pero es la realidad a la que nos enfrentamos día a día. Hace falta una concienciación mucho más plena y que explique a la gente por qué es tan importante que nunca dejemos de lado un aspecto de la salud como este.

Los datos en España no son nada buenos. Prácticamente todo el mundo tiene o ha tenido algún problema bucodental. ¿Cuáles pueden ser las razones que expliquen esto? Una de ellas es que no en todos los lugares de la geografía nacional existe la misma facilidad para acceder a un profesional de la salud dental. No es lo mismo intentar ir al dentista en Extremadura que hacerlo en la Comunidad de Madrid, exactamente de la misma manera en la que no los sistemas de transporte e infraestructuras, por ejemplo, no están igual de desarrolladas en una que en otra.

Esto genera desigualdades de todo tipo, desigualdades que no son nada positivas para la sociedad española en su conjunto. Una noticia publicada en la página web de Redacción Médica indicaba que existe una desigualdad en materia bucodental entre los niños españoles, algo que se produce como consecuencia de alguna de las cuestiones a las que hacíamos referencia en el párrafo anterior. Desde luego, es preciso acabar con este tipo de asuntos y hacer posible el acceso a un dentista a todo el mundo. La salud es un derecho básico del que nadie debería quedar exento.

La página web del Instituto Nacional de Estadística tiene un registro en el que podemos observar la diferencia en cuanto al número de dentistas que hay en todas las regiones y provincias que componen la geografía española. Podemos ver que, por ejemplo, en Madrid hay más de 7.000 mientras que Extremadura apenas hay 500. Muchos y muchas diréis que se trata de una diferencia lógica puesto que hay más población en una que en otra. Pero Extremadura es más grande y, para acceder a un dentista, es preciso disponer de un medio de transporte. En Madrid, el transporte público es más que suficiente para llegar a cualquier dentista. En Extremadura es preciso disponer de transporte propio.

La calidad, en muchas ocasiones, se consigue haciendo más accesible un servicio. Esa accesibilidad es lo que pide cada vez más gente que necesita algún tipo de tratamiento dental. Desde TV Dental nos han comentado que, a la hora de desarrollar campañas de marketing y publicidad, muchas clínicas dentales tratan de dejar claro que su ubicación las convierte en más accesibles para un gran volumen de la población. Y es que saben de sobra que hablamos de un aspecto clave a la hora de garantizar el futuro de un negocio como este.

Mucho margen de mejora

Todo el mundo tiene claro que España es uno de los países que tiene un margen de mejora más amplio en lo que tiene que ver con el cuidado de la salud bucodental. Somos uno de los países de Europa que peores registros tiene en este sentido. Es necesario, por tanto, que la sensibilización al respecto crezca y los dentistas tienen un papel que creemos que es muy importante en este sentido. Ojalá que podamos asistir a ese cambio más pronto que tarde.

Estamos en un momento en el que estamos viendo cómo personas de todo tipo presentan una buena nómina de problemas en su boca. Hay niños pequeños sufriendo halitosis, teniendo una tremenda cantidad de caries, ancianos a los que cada vez les cuesta más conservar su dentadura… La situación es dramática en muchos sentidos y hay que poner toda la carne en el asador para intentar que todo el mundo tenga todos los conocimientos y profesionales necesarios para que no tenga que ser noticia el hecho de que mejoremos nuestros registros en materia bucodental.