18 marzo, 2019
El diseño gráfico, apuesta ideal para que las empresas españolas crezcan

El diseño gráfico, apuesta ideal para que las empresas españolas crezcan

Hasta la más mínima nimiedad puede ser fundamental para conseguir que una empresa consiga unos beneficios realmente importantes. El mundo empresarial es tan complicado de entender a veces que muchos dirigentes no saben a ciencia cierta el porqué del éxito o el fracaso de sus negocios. Cierto es que esta no es una ciencia sencilla. Pero, desde luego, tener controlado el mayor número de cuestiones posibles es una de las situaciones que más incidencia de éxito tiene entre las empresas. Eso sí que está comprobado.

Todo lo relativo a la imagen y la publicidad responde a ese control que trata de darse desde una determinada entidad. Las empresas gastan millones de euros en cuidar su imagen y cuidar de la publicidad que realizan en sus diferentes formatos. Muchas personas del mundo empresarial no saben a ciencia cierta si esto vale de algo o no. Pero el hecho de tener controlado uno de los aspectos que atañen a su empresa les hace ganar en seguridad. Y la verdad es que esta seguridad puede llegar a valer su peso en oro.

Aunque muchas personas no están totalmente convencidas de ello, nosotros sí que podemos asegurar que la publicidad y la imagen de una empresa tiene unos resultados positivos en lo que tiene que ver con los resultados económicos de la entidad. Son muchos los especialistas que se han encargado de corroborarlo y muchas las situaciones en las que se ha podido confirmar, con datos en la mano, que una reducción de la inversión en lo que a publicidad se refiere implica una reducción en la cantidad de beneficios que se obtienen.

La procedencia de las entidades importa a la hora de valorar la publicidad que se realiza en cada caso. Existen países en los que el desarrollo de los entornos digitales es bastante mayor que en otros, por lo que prima una publicidad que es mucho más digital. En otros lugares puede primar una publicidad más tradicional, para lo cual no sería nada efectivo emplear las redes sociales, por poner un ejemplo. En España sigue primando un modelo mixto, según nos han comentado los profesionales de Empacke, una entidad dedicada al diseño de los envases de sus clientes. Y es que, por un lado, es importante este tipo de labores, realizadas para ganar imagen ante nuestro público objetivo, mientras que por otro lado es también elemental usar las redes sociales para darnos a conocer ante todo el mundo.

El diseño gráfico y su relación con el marketing

Un artículo publicado en la página web importancia.org ponía de manifiesto el valor que tiene el diseño gráfico y sobre todo en un entorno como el del marketing. Y es que esta es una de las herramientas que más se utilizan para llamar la atención sobre un público que valora en buena medida la imagen que se desprende de cada uno de los productos que son elaborados por una determinada empresa o compañía. Dicha imagen hace que, en el subconsciente de la gente, permanezca una imagen de nuestra entidad que es más que positiva.

Por otra parte, el portal web Grandes Medios quiso incidir en la importancia que tiene un elemento como el diseño en el desarrollo de una entidad. Vivimos en la sociedad de la imagen y está claro que, si somos capaces de llamar la atención de la gente con los diseños de nuestros productos, de los envases que los contienen y también de nuestra página web y de nuestros establecimientos, tendremos muchas más posibilidades de que se nos conozca y que el recuerdo que quede en la memoria de la gente acerca de nuestra entidad sea perfecto.

Son muchas las empresas de nuestro país que reconocen que uno de sus puntos fuertes es la potencia, la visibilidad y la capacidad de llamar la atención que tienen sus diseños. Y es que las entidades que han comprendido esa importancia no solamente son las que tienen más posibilidades de crecer en el futuro, sino que además son las que más están creciendo justo en este preciso momento. Desde luego, poder decir eso acerca de nuestra propia entidad tiene un gran valor. Y es que hay que apostar por el diseño.

La tendencia de las entidades de nuestra entidad, por suerte, va camino de ser lo que venimos demandando: empresas que valoren el diseño y que lo cataloguen como una parte ineludible de su trabajo y de su estrategia para crecer. Sin embargo, conviene añadir que todavía hay mucho margen de mejora y que son bastantes los riesgos que corren las todavía muchas empresas que no han apostado ni por el diseño ni por la imagen. Aún queda tiempo. Pero dentro de poco ya será demasiado tarde. Ya no podremos hacer prácticamente nada.