29 marzo, 2017
Pizarras y Derivados, una empresa con historia

Pizarras y Derivados, una empresa con historia

La pizarra sigue ganando adeptos en nuestro país y lejos de haber sido sustituida por otros materiales, sigue estando cada vez demandada. Entre todas las empresas del país, merece la pena mencionar a Pizarras y Derivados.

Hablamos de una empresa familiar que lleva tres generaciones dedicándose a seleccionar y comercializar pizarra española de calidad y ha alcanzado una profesionalidad que le hace estar entre las más prestigiosas del mundo.

El conocerles por trabajos que han realizado en mi hogar y en mi vecindario me hacen valorarla de una manera especial, pues por sus trabajadores se el proceso que tienen sus trabajos y de dónde se saca la materia prima que les distingue.

Su pizarra se extrae y elabora de los mejores yacimientos, ellos se encargan de adaptarla a todo tipo de necesidades. Su capacidad y demanda es tan grande que la exportan a más de 20 países, mediante un sistema de transporte de gran agilidad y eficacia.

La pizarra es un material de una extraordinaria resistencia y belleza estética, que cuenta con múltiples variedades en cuanto a tonos y texturas. Con la estructura que tiene y la versatilidad de la que hace gala este material, sigue siendo básico para muchos constructores y arquitectos.

Como os decía, tuve una magnífica experiencia cuando realizaron la reforma del techo de mi chalet. Compré uno de segunda mano y el tejado no era de pizarra. Las tejas normales no aguantan bien las inclemencias del tiempo en la sierra y eso se nota en un chalet de cuatro décadas.

Siempre me habían gustado los tejados de pizarra y como tenía que acometer una reforma de importancia, lo mejor era hacerlo todo bien y a mi gusto. La verdad que en toda la reforma de mi chalet contraté a los profesionales vía Internet o por el boca a boca.

La profesionalidad por bandera

En el caso de Pizarras y derivados fue un poco de todo, varios vecinos me hablaron de los buenos trabajos que realizaban y que pude ver in situ, además de investigar alguna empresa más y que hizo que sin dudar apostase por ellos. Luego es que ves que realmente se interesan por su trabajo y los beneficios que aporta a tu casa. Nosotros buscábamos un confort y mantenimiento de temperatura que aporta la pizarra, no solo el componente estético, que por cierto es magnífico. Además, incluso terminamos solicitándoles que nos hicieran desde la entrada y camino de baldosas en pizarra que quedó precioso y algunos apliques en la parte baja del chalet.

Ojalá este tipo de empresas fueran imitadas por otras, ya que es increíble lo bien que cuidan la manera de trabajar. Todos sus trabajadores realizan sus trabajos de la manera más limpia posible, dejando todo en perfecto estado para que en la medida de lo posible el propietario sufra el menor impacto en su día a día.

Esto es de agradecer, lo mismo que la profesionalidad de unos trabajadores que no dudan en irte pidiendo tu opinión y si te va gustando como va quedando. Al final ves que las empresas que perduran y más las que sobrevivieron al estallido de la crisis son las que de verdad son profesionales y se esfuerzan por hacer bien su trabajo.