12 marzo, 2020
Cubiertas para piscinas

Cubiertas para piscinas

Con la llegada del frío lo que más nos apetece es quedarnos en casa, calentitos. La piscina que tanto disfrutamos en verano pasa a un segundo plano con la bajada de las temperaturas. Eso en cuanto al disfrute, porque la piscina va a exigir los mismos cuidados (o incluso algunos más) sin importarle la estación en la que nos encontremos. De ahí que plantearse el poner una cubierta sea una de las mejores decisiones que tomemos.

La utilidad de las cubiertas de piscinas es algo que está ampliamente comprobado en diversos sectores, como el hotelero y el de centros deportivos, que han podido ampliar su oferta durante todo el año, aumentando su clientela al aumentar sus servicios.

En la actualidad, son muchos los particulares que se plantean el uso de cubiertas en sus jardines, ya que, aunque en principio puede parecer una gran inversión, repercute de muchas maneras en el cuidado del agua durante los meses de invernaje, con lo que, en poco tiempo, se habrá amortizado.

Sin embargo, en esta búsqueda de información los usuarios suelen llegar a la conclusión de que una cubierta de piscina es mucho más que algo que usamos para cubrir nuestra piscina. Dependiendo del fabricante que las haga, las cubiertas para piscina pueden usarse para algo más que para proteger ese espacio tan querido por muchos, especialmente en verano, ya que, de acuerdo a su tipo y diseño, podemos usarlas de diversas formas.

Para eso necesitamos que alguien nos ofrezca la posibilidad de un proyecto personalizado, que es lo que hacen en Cupoola, es una de las empresas pioneras en la construcción de cubiertas, que ofrece a sus clientes la posibilidad de asesorarles sobre el proyecto que mejor se ajuste a sus necesidades. Es por su capacidad de fabricación, montaje y desarrollo, que se trata de uno de los líderes del sector tanto nacional como internacional.

Ventajas

La primera ventaja, por encima del cuidado y el ahorro, es la seguridad. Si disponemos de jardín con piscina lo más seguro que es la mayoría de actividades y encuentros sociales se lleven a cabo en el exterior. Si además tenemos niños, contar con este espacio extra es vital en muchas ocasiones y existe un enorme riesgo de que puedan caer a la piscina accidentalmente. Precisamente evitar estos accidentes es una de las ventajas de contar con una cubierta rígida, o de algún modelo que cuente con puerta con cerradura.  Este simple dispositivo impide el acceso no autorizado a la zona de la piscina. Con lo cual se gana en una enorme tranquilidad.

Una vez solucionado el tema de la seguridad, lo siguiente que nos interesa son las ventajas que puede ofrecernos en cuento a mantenimiento y ahorro. Las piscinas que están al exterior y que no disponen de una cubierta, están expuestas a muchos elementos que ensucian el agua, como es el polvo, las hojas de los árboles de alrededor, los insectos, etc. En estos casos, mantener el agua en estado óptimo, requiere de un mayor gasto en productos, electricidad para un mayor uso de la depuradora y, como no, mayor tiempo dedicado a estos cuidados extra.

El uso de la cubierta supone un ahorro de hasta un 50% en el uso de la depuradora y productos químicos. Además, de un ahorro de agua lo que también es más sostenible. Al reducir la evaporación de agua con los rayos del sol, se está alargando el tiempo necesario para rellenarla. Y, por otro lado, al permitirnos conservar el agua de una temporada a otra, evitamos tener que vaciar por completo la piscina y volver a llenarla.

Dependiendo el tipo de cubierta que se elija también estaremos alargando el tiempo de uso de la piscina, que puede ser de un par de meses, si se trata de una cubierta baja, ya que aumenta la temperatura del agua un par de grados, o de todo el año, si la cubierta es alta y además climatizamos la zona. El ahorro energético que se produce al instalar la cubierta, reduce la pérdida de calor en un 70%.

Con todo esto, se considera que el uso de cubiertas es un requisito para poder contar con una buena piscina y disfrutar de ella en todo momento, sin preocuparse por el clima, la estación del año o asuntos de seguridad. Además, al contar con la posibilidad de elegir la forma y el diseño que mejor se acomode a gustos y necesidades, este tipo de cubiertas son cada vez más utilizadas en los hogares y casas de campo.