18 octubre, 2018
Cómo reconocer la identidad corporativa empresarial

Cómo reconocer la identidad corporativa empresarial

Un simple vistazo a las redes sociales nos hace observar la capacidad de copia de los diferentes usuarios. Es difícil encontrar un perfil que cree un contenido original, es decir que no sea igual o una copia diferente del contenido de otros usuarios. Y es muy cierto que la inspiración surge de ver el trabajo de los demás.

Esto se puede trasladar al mundo empresarial, y podemos ver cómo las empresas se copian unas a otras. Esto puede ser por varios motivos, uno porque competir puede ser complicado si tienes falta de ideas, y esto lleva inevitablemente a observar a la competencia y consecuentemente a copiarla para estar al mismo nivel.

Pero copiar también puede mostrar las carencias de una empresa que no se sabe diferenciar respecto a los demás. Es decir, copiar deja tras de sí una muestra de falta de personalidad, que se traduce en una ausencia de imagen corporativa sólida capaz de crear contenido que se diferencie de las demás empresas.

Mucho se ha hablado de la imagen corporativa empresarial, y es precisamente por la importancia de esta en el mercado, justamente en un momento en el que la competencia feroz hace que diferenciarse sea cada vez más complejo y en un momento en el que los plagios pasan desapercibidos fácilmente.

Como podemos deducir, en el artículo de hoy vamos a hablar de la imagen corporativa, y en concreto en cómo identificar ésta en una empresa, sea propia o ajena. De esta manera podremos identificar cuáles son los elementos comunes o diferenciadores que se pueden utilizar a la hora de crear contenido, publicidad o para diferenciarse del resto de competidores.

Elementos diferenciales

Identificar la filosofía corporativa es uno de los primeros pasos que hay que tomar, de esta manera definimos la misión, valores y visión de una empresa. Estos tres elementos nos van a ayudar a dibujar un pequeño mapa sobre cuál es el objeto social de la empresa, cómo lo afronta y hacia dónde se dirige.

Saber detectar cuál es la cultura corporativa, si es que la tiene, es una manera de definir cómo se comporta internamente una empresa. La cultura corporativa es el conjunto de normas, valores, conductas y comportamientos que siguen los miembros de una compañía, y que reflejan cuál es la filosofía de la misma. Esto es importante de cara a establecer elementos en común con otras empresas.

En cuanto a la imagen corporativa de una empresa, suele haber ciertos elementos que son comunes, ya que se quieren transmitir principios a través de los cuales se pueda llegar a conectar a la hora de iniciar una negociación, o a la hora de realizar colaboraciones entre empresas, cosa que hoy en día está de moda.

Una imagen corporativa recoge la filosofía, cultura y personalidad de una compañía o sociedad, de manera que se define de manera visual la empresa con el objetivo de transmitir emociones. Conectar con un consumidor de esta manera es clave para conseguir fidelizar y conseguir la confianza del mismo y de empresas afines.

Este tipo de sentimientos y sensaciones se generan a través del nombre, el logotipo y los colores que identifican la marca. Estos elementos deben de hacer que los consumidores se muevan a través de los estímulos que les provocan, y por eso es tan importante identificar los elementos que hemos mencionado, ya que a través de ellos las empresas conectan con los consumidores.

Cuando queremos transmitir con nuestra imagen de marca pueden haber muchas cosas que se nos escapen, y por eso mismo debemos de confiar en empresas que nos faciliten el trabajo para poder centrarnos en otros asuntos más importantes. Niko Klaus es una agencia de publicidad en Madrid que se diferencia por ser una agencia de branding y marketing digital, que cree en las ideas y en la comunicación, ya que su pasión es la creatividad y publicidad. Esto se puede ver en la manera en la que trabajan y crean historias buscando sencillez sin perder de vista la perfección que les caracteriza.

Para finalizar vamos a hablar de la solidez, ya que una marca e imagen corporativa debe permanecer a lo largo del tiempo, pudiendo variar ligeramente con el tiempo. Un ejemplo claro son las marcas como Nike, Apple o Zara, empresas con alta reputación cuya identidad corporativa es fácil de identificar debido a que ha cambiado poco a lo largo del tiempo.