7 marzo, 2017
Los elementos de seguridad ideales para el trabajo con hornos

Los elementos de seguridad ideales para el trabajo con hornos

Poseer hornos industriales y utilizarlos para trabajar con materiales como el metal sigue constituyendo una profesión muy útil a día de hoy si nos atenemos a la cantidad de productos que están fabricados con él. No obstante, la realización de esta labor requiere de personas responsables, ya que manejar hornos industriales no es fácil y los riesgos son elevados.

Afortunadamente, la tecnología es una gran aliada en el desempeño de la profesión. Los sistemas que tenemos a nuestra disposición para paliar todos esos riesgos son muy eficaces en la actualidad y nos proporcionan una seguridad de la que el gremio no podía hacer gala hasta hace tan solo unos años. La calidad de nuestra prevención se ha visto reforzada y, consecuentemente, también nuestra eficacia empresarial.

Llevo varios años trabajando en una empresa cuya principal actividad es la fundición de materiales como hierro o acero. Al principio, cuando comencé a trabajar allí, sentía un poco de miedo ante lo que pudiera ocurrir en caso de emergencia. Existían sistemas de seguridad, pero lo cierto era que en caso de cometerse un error no solo estaríamos trabando nuestra producción sino que, además, estaríamos poniendo en peligro nuestra propia integridad física y la de los demás compañeros.

En la empresa, por suerte, nunca hemos padecido ningún contratiempo digno de mención debido a la gran responsabilidad de demostramos los empleados día a día. Sin embargo, hace un par de años la FEAF (Federación Española de Asociaciones de Fundidores) nos recomendó que instaláramos sistemas de visión para el interior de los hornos porque de esta manera podíamos prevenir con mayor certeza la detección de incendios, el principal peligro al que nos sometemos.

En la Junta Directiva se apoyó esta medida y se comenzó a trabajar para encontrar los mejores sistemas de visión para nuestros hornos. Miguel, uno de los miembros de dicha Junta, propuso entonces adquirir los sistemas mediante una empresa llamada Ibertronix, sin duda una gran referencia en nuestro país en cuanto a la venta e instalación de cámaras termográficas y sistemas de visión tanto retráctiles como fijos.

Seguridad, confianza y economía

En cuanto se llegó a un acuerdo con Ibertronix obtuvimos para nuestra empresa los mejores sistemas de visión para los hornos. Quedaron instalados en apenas unos días, por lo que la nuestra seguridad fue aumentada en un periodo bastante corto de tiempo. A partir de aquel momento ya teníamos a nuestra disposición todo lo necesario para evitar problemas en el ejercicio de nuestro trabajo, lo que suponía un gran alivio para todos los trabajadores.

La Junta Directiva valoró positivamente la medida que se había implantado. Las cámaras no solo impedirían problemas que afectaran a la producción, sino que a su vez no habían supuesto un desembolso económico demasiado fuerte para el presupuesto de la compañía. La relación entre la calidad y el precio de los productos que se habían adquirido era tremenda y los motivos para mostrarse satisfechos por ello, numerosos.

Son ya varios los años en los que hemos contado con el apoyo que nos otorgan las cámaras y lo cierto es que no hemos sufrido la aparición de ningún problema que haya afectado a la producción de la empresa o a nuestra propia seguridad. Atrás han quedado las preocupaciones que nos asolaban cuando, hace algunos años, acudíamos al trabajo con incertidumbre y con la sensación de que cualquier contratiempo podía ser fatal para nosotros.

Los sistemas de visión y las nuevas tecnologías se han convertido en los últimos años en los mejores aliados para el desempeño de una buena cantidad de actividades. En el sector empresarial, la videovigilancia es ya un elemento fundamental y del que todos disponen para asegurar que todo lo que rodea a su actividad se desarrolla en perfectas condiciones y sin contratiempos de ninguna clase. Para nosotros, ha supuesto un balón de oxígeno muy importante.