5 abril, 2018
El mantenimiento de la maquinaria, el secreto para hacer competitiva a la industria española

El mantenimiento de la maquinaria, el secreto para hacer competitiva a la industria española

Por todos y todas es sabido que la industria española dista mucho de ser una de las más punteras de Europa. Por desgracia, nuestro país no destaca en este sentido como alguno de sus vecinos o de sus socios de la Unión Europea, caracterizándose por tener un modelo demasiado orientado al sector servicios y, más concretamente, al turismo, que es la gran fuente de ingresos de una España que también debe ser capaz de progresar a nivel industrial.

El gran ejemplo a seguir por todos es el de un país como Alemania. Todo el mundo se pregunta cuál es el secreto de un país que no sólo se recuperó con rapidez tras las dos guerras mundiales que padeció, sino que hizo lo propio después de que cayera el Muro de Berlín, comenzando a tirar del carro en el Viejo Continente apenas unos años después de haberse reunificado y haberse constituido de nuevo como una nación una e indivisible.

El secreto de los alemanes pasa por muchos factores. Uno de ellos es el de, evidentemente, apostar por la tecnología más avanzada, lo cual es cierto que implica una inversión elevada pero que permite hacer más fáciles y también más baratos los procesos tanto a corto como a largo plazo. Sin embargo, los centroeuropeos también saben que sacarle el máximo partido a la maquinaria de la que disponen es asimismo muy importante. Eso implica un mantenimiento excepcional de la misma, algo que, por desgracia, en España presenta muchas carencias.

Sólo existe una única manera de que las empresas españolas dedicadas a la industria puedan presentar batalla ante las alemanas: y es precisamente garantizando que la maquinaria de la que disponen se mantiene el máximo número de años posible. Es lógico que las máquinas se estropeen por cualquier motivo debido a la gran cantidad de horas de uso diario que soportan, pero es inconcebible que, como consecuencia de ello, los procesos se detengan en demasía. Los alemanes son especialistas en el mantenimiento de sus máquinas y es eso lo que les permite ser eficientes y rápidos en los procesos industriales. Las empresas españolas tienen que tratar de alcanzar el mismo objetivo, y una de las mejores maneras para hacerlo posible es depositar la confianza en una entidad como Rielec.

Rielec es una entidad que puede contribuir de un modo sustancial a que las empresas españolas encuadradas en el sector industrial comiencen a adquirir esa eficiencia que buscan desde hace ya demasiado tiempo. El por qué es sencillo. Gracias a sus profesionales y a las técnicas que éstos aplican, la maquinaria de todas esas empresas puede tener una fiabilidad mucho mayor gracias al mantenimiento. Cuidar de un objeto es fundamental para tratar de garantizar su durabilidad y en lo que respecta a la maquinaria industrial, Rielec es la mejor alternativa para ello.

Una experiencia de lo más internacional

Cuando una entidad ha traspasado las fronteras del país en el que fue constituida es que ha hecho bien las cosas. Y Rielec es uno de los mejores ejemplos también en este sentido. Algunos de los países que ya cuentan con empresas que se benefician de la tecnología Rielec son, además de España, Marruecos, Francia, México o Brasil. Incluso países como Japón o China han decidido apostar por esta clase de tecnología que tantas ventajas está proporcionando allá donde aterriza.

Una de las claves que hace posible la enorme ventaja que implica trabajar con Rielec es el seguimiento periódico y exhaustivo que sus profesionales hacen de la maquinaria. Trabajar con tecnología implica avances, pero también tenemos que ser conscientes de que en la industria dependemos al 100% de ella y que, si ella nos falla, estamos perdidos de un modo irremediable. Conocer ese peligro y tener a mano la llave para resolverlo es la mejor manera de evitarlo.

Ser capaces de optimizar el trabajo es lo imprescindible para que una empresa (ya sea industrial o no) consiga rentabilidad. Los políticos y los empresarios buscan fórmulas de hacer posible que tanto las empresas como sus trabajadores consigan mayores garantías de éxito y laborales, y la única forma de hacer que los dos salgan ganando de todo esto es haciendo el trabajo más sencillo y más rápido. De este modo, la entidad seguirá con su proceso de producción sin ningún imprevisto y el trabajo del empleado será más cómodo.