10 julio, 2018
Cómo empezar a trabajar con una comunidad de propietarios

Cómo empezar a trabajar con una comunidad de propietarios

Cuando empiezas la carrera de Derecho, una de las primeras asignaturas que te encuentras es la de Derecho Romano. Actualmente no es tan difícil como lo era en la época de la transición, ya que los test y los trabajos del programa de Grado ayudan mucho a aprobarla, también el no tenerse que aprender todos los latinajos.

Una de las primeras cosas que aprendes es a diferenciar entre la comunidad germánica y la romana, siendo esta última la que tenemos en España instaurada en nuestro Código Civil. La comunidad más común es la de propietarios de una urbanización o vivienda, y estas Comunidades de Propietarios son imprescindibles para poder compartir los espacios comunes.

Con la construcción de una vivienda, cada propietario adquiere una parte de los espacios comunes sobre los cuales, todo propietario tiene que ayudar a su mantenimiento, pudiendo disfrutar de su uso. Esto es difícil de ver en los bloques de pisos en las ciudades, pero es más fácil de entender si piensas en las urbanizaciones con piscina.

Pero lo más difícil de todo es empezar a hacer funcionar la comunidad de propietarios, ya que las primeras veces puede haber problemas a la hora de constituirla. Por eso normalmente son algunas constructoras las que dejan constituidas la Comunidad de Propietarios, dejando en mano de los propietarios que entran a vivir su gestión.

En el artículo de hoy vamos a hablar precisamente de los pasos que hay que seguir para dirigir una comunidad.

Los pasos que llevar a cabo

El primer paso será constituir la Comunidad de Propietarios como tal, es decir, realizar los trámites necesarios para legalizarla y registrarla. Para ello, será necesario realizar la primera reunión con todos los propietarios de viviendas, locales y demás unidades de ocupación independiente. Allí se establecerán los cargos de la Junta de Propietarios y se redactará un Acta con los acuerdos y Estatutos; asimismo, será necesaria la aprobación de un presupuesto, la legalización del libro de Actas y la obtención de un NIF de la Comunidad. Para ello, te recomendamos consultar nuestro artículo Cómo constituir una Comunidad de Propietarios.

Después es necesario saber que la legislación que rige las Comunidades de Propietarios en España es la Ley de Propiedad Horizontal, excepto en Cataluña donde la Ley aplicable es el Código civil de Cataluña. Esto es necesario saberlo para ver qué tipo de límites y capacidades tiene el secretario y presidente de la Comunidad.

A la hora de gestionar la Comunidad de Propietarios ya constituida, será fundamental que aquellas personas a quien se les ha otorgado un cargo lo ejerzan de la mejor manera posible y siempre con total transparencia. Es importante tener en cuenta que el principal objetivo de toda comunidad será defender los intereses comunes de los propietarios. Por este motivo, será indispensable llevar las cuentas de la Comunidad al día y que cualquiera de los propietarios pueda tener acceso a la información de las mismas, así como toda la documentación de la comunidad tendrá que estar centralizada y accesible.

Del mismo modo, será necesario realizar reuniones periódicas, es decir, convocar Juntas de Propietarios, que pueden ser de distintos tipos: Ordinaria, deben convocarse al menos una vez anualmente para la aprobación de presupuestos y cuentas de la Comunidad; y extraordinaria, todas las demás, por cualquier otro motivo que requiera de una convocatoria.

Se recomienda la colocación de un tablón de anuncios en una zona comunitaria para poder colocar avisos de interés común y general, exponer las decisiones tomadas en las Juntas, junto con el teléfono de los servicios de la escalera y el contacto de los miembros de la Junta de Propietarios. Este tablón servirá además para realizar comunicaciones a los propietarios que no reciban las comunicaciones

Finalmente, será muy importante para una correcta gestión de toda Comunidad de Propietarios que los cargos: presidente, Vicepresidente, Secretario, Administrador, y cuales quiera otros que haya, sean rotativos y se vaya alternando de forma periódica.

Como vemos, ser responsable de la comunidad es algo complejo, aunque existen empresas que aportan servicios integrales. En el caso de Limpiezas Dolmar, ofrece un servicio integral de limpieza para empresas, oficinas y particulares de calidad en Santander, con la confianza de una empresa que cuenta con gran experiencia en el sector y avalada por cientos de clientes satisfechos.